Data Storytelling: cómo convencer con tus datos

en

Tamara Lucas es Senior Manager en Convosphere, donde ayuda a empresas a entender el valor de las conversaciones sociales y el Big Data combinando tecnología, técnicas de estudios de mercado y análisis de datos. En vidas anteriores trabajó en Divisadero, Shackleton y Territorio creativo. Es fan de Disney, Mickey y cualquier plato que lleve queso. En su tiempo libre, habla sobre tecnología e innovación mientras viaja con 2geeks1city


En esta era del Big Data y su recopilación de datos y más datos, en la que luchamos por comprender todo lo que estos significan, no hay análisis de datos —no importa lo profundo o sesudo que sea—, que sobreviva a una mala presentación y a la falta de un hilo conductor. Es decir, el Data Storytelling al que hace referencia el título.

El problema es que los perfiles más técnicos tienden a infravalorar, en el mejor de los casos, o a despreciar en el peor, todo lo que tenga que ver con el diseño y el storytelling: por lo que es muy importante entender que el diseño va más allá que hacer unos gráficos bonitos y que el storytelling es algo más que contar un cuento. Muchas veces, un trabajo de análisis puede acabar siendo inservible porque no ha recorrido esta “última milla”.

Data Storytelling: La presentación y la visualización de datos acaparan el 90% del impacto de los trabajos que realizo - Tamara Lucas @tam_tami #MujerTech Clic para tuitear

Si trabajamos con datos para generar movimiento, para cambiar las cosas o simplemente, para entender mejor los problemas que pueda tener nuestro negocio, necesitamos aprender a presentar, visualizar y contar historias con ellos. Nuestro trabajo no es un bonito cuadro para un museo.

Los trabajos, estudios y análisis basados en datos (ya sean sobre Social Analytics, datos transaccionales, CRM o lo que se os ocurra) deben proporcionar insights para que la empresa pueda avanzar, lanzar nuevos productos, modificar los existentes o ajustar mejor sus mensajes publicitarios. Por suerte o por desgracia, si queremos movilizar a un grupo de personas, nece-sitaremos convencerles.

Y para convencer a la gente no hay nada mejor que una historia. Porque además, no todo el mundo puede entender un documento lleno de números de Analytics.

¿Qué es data storytelling?

Por resumir, Data Storytelling es la intersección entre todos los Datos que nos puede aportar la tecnología actual, Narrativa y Visualización de datos, una habilidad cada día más necesaria:

Data Storytelling y cómo llevarlo a cabo

Los datos analizados llegan a nuestro yo más racional, son los que nos hacen pensar las cosas. Sin embargo, pocas veces tomamos una decisión teniendo delante únicamen-te datos.
La visualización nos permite asimilar los datos de un vistazo, quedarnos con esa idea que no puede escaparse.
– Finalmente, la historia nos da el contexto global. Es la que hará que empaticemos con el resultado y lo entendamos.

Para generar una respuesta y hacer reaccionar a la gente necesitamos trabajar los 3 puntos a la vez.

Data Storytelling es la intersección entre todos los Datos que nos puede aportar la Tecnología actual, Narrativa y Visualización de datos, una habilidad cada día más necesaria - Tamara Lucas @tam_tami #MujerTech Clic para tuitear

Consejos para ser una buena Data StoryTeller

Puede sonar sencillo, pero no lo es: cualquiera de las partes de las que acabamos de hablar da para un libro entero. Por eso voy a centrarme en los elementos más importantes del arte de contar una historia con datos. Y que a mí me han sido y siguen siendo de mucha ayuda en mi día a día analizando conversaciones en medios sociales, poniendo los datos en contexto y finalmente, contando una historia que puedan entender tantos perfiles técnicos y de negocio.

1 – Lo esencial es que tienes que tener algo que contar.

Un error muy habitual es querer ser los más listos e ir “directos al grano”. Si al final vamos a sacar cinco gráficos con tres conclusiones clave, ¿para qué molestarnos en lo demás? Vamos a hacer directamente eso, cojamos el PowerPoint y pintemos. Pues no. Es el mayor error. En cualquier análisis (al menos en cualquiera bien hecho) debemos tener una fase exploratoria (donde analicemos los datos en búsqueda de conocimiento) y una explicativa: donde expliquemos lo que hemos aprendido. No puedes explicar lo que todavía no sabes, a no ser que mientas o te lo inventes (y eso es pecado capital).

2 – Piensa en tu interlocutor

Uno de los principios que todo el mundo olvida: no importa si vas a dar una charla, escri-bir un libro, un post o un análisis, tienes que saber a quién te diriges. Desde antes de empezar a escribir la primera línea tenía claro que estaba haciéndolo para otras mujeres profesionales o futuras profesionales que tienen interés en aprender a contar datos con historias. Con eso, pude plantear un post introductorio con unas pistas básicas.

Organiza tus datos para convencer.

3 – Visualizar “no es (solo) poner en bonito”

Tienes que hacer que los datos hablen por sí solos, sean fáciles de entender y la conclusión destaque. Simplifica, limpia y organiza. Otro de los errores más comunes es añadir artificios llamativos “porque quedan bonitos”, pero eso es sólo ensuciar la información y resta valor en lugar de sumar.

4 – No le confíes todo el trabajo a la herramienta

Como dice Cole Nussbaumer (autora de Storytelling with data, un magnífico libro, práctico y fácil de seguir) “nuestras herramientas no conocen la historia”. Lo mejor es ser “agnóstico de herramientas”: lo que importa es lo que hagamos con ellas. No te centres únicamente en R, Excel, Tableau o PowerBI, lo importante es lo que hay detrás. Y eso va a depender de ti.

5 – Contar historias es un arte con sus propias reglas

Hay quien se cree que contar historias es algo fácil. Una historia tiene 3 actos, un protagonista, un antagonista, puntos de giro y clímax. No hace falta que seas una experta guionista, pero sí te ayudará conocer los principios básicos del arte de contar historias para convertir tus análisis en herramientas que generen movimiento en tu organización. Aquí, me gustaría re-comendaros el libro “Nobody wants to read your sh*t” de Steven Presfield. Entretenido, muy fácil de seguir y con las bases para contar una buena historia.


Para conocer mejor a Tamara Lucas, puedes leer nuestra entrevista:
“Hay que lanzarse a la piscina más a menudo, no tener miedo al cambio”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *