Tecnología para la salud

en

Noemí Sánchez es graduada en ingeniería del software, con máster en ingeniería de sistemas de la información. Apasionada por la tecnología y las personas. En 2015 se quedó en silla de ruedas debido a una enfermedad del sistema nervioso que produce dolor crónico, Sudeck. Ha conseguido volver a andar gracias a un neuroestimulador medular, un dispositivo tecnológico que lleva implantado en su glúteo izquierdo, que reduce un porcentaje de su dolor.


He vuelto a andar gracias a las tecnología

¿Conocéis algún tipo de tecnología que mejore la vida de las personas en cuanto a salud?

En mi caso en pleno auge de mi vida profesional como ingeniera del software como mentora en cuanto a metodologías ágiles, a herramientas de gestión y a la importancia de las personas, apareció mi enfermedad rara.

La enfermedad es Distrofia Simpático Refleja también conocido como Síndrome de dolor Regional complejo o Sudeck. En mi caso es de causa desconocida y afecta al sistema nervioso simpático produciendo dolor crónico en mi pie derecho, cambios de coloración y temperatura. Por ese motivo, he estado dos años en silla de ruedas. Hubo médicos que me dijeron que no iba a volver a andar.

Actualmente he vuelto a andar, con ayuda de productos de apoyo y tecnología y mi dolor está algo controlado.

¿Qué me permite caminar?

Llevo implantado un neuroestimulador medular. El generador va en la zona del glúteo y zona lumbar izquierda y los electrodos que llegan hasta la mitad de mi espalda están implantados por el espacio epidural. Este dispositivo, dejando de lado los términos médicos que no son mi competencia, lo que hace es generar corrientes (impulsos eléctricos) que engañan al cerebro para disimular el dolor.

Nuestro objetivo

Como paciente, he formado equipo con el personal sanitario con los que mantengo un objetivo común: reducir mi dolor crónico y que pueda volver a caminar.

El neuroestimulador me reduce en un porcentaje el dolor. La enfermedad está presente, y aún tengo días malos… pero ¡bendito dispositivo tecnológico!

¿Qué hago con mi equipo?

Mantenemos reuniones periódicas; quiero saber más de mi aparato. Mi técnico me habla en términos de algoritmos y tecnológicos. Algunos cambios que aplicamos en conjunto (programación del aparato alterando la zona de estimulación) me empeoran, pero soy consciente que el objetivo final es mejorar reduciendo la ingesta de medicación.

Debido a mis estudios he programado diferentes cosas en diferentes lenguajes de programación pero… ¡¡nunca pensé que me programaría el glúteo!!

¿Cómo cuido mi aparato?

Si mi neuroestimulador se apaga vuelvo a la silla y el nivel de dolor se incrementa por encima de los niveles de antes de operarme, por lo que intento cuidarlo todo lo que puedo.

Como se puede apreciar en la imagen, tengo un mando que generalmente utilizo para comprobar que su correcto funcionamiento, pudiendo regular su intensidad.

En la parte izquierda de la imagen se ve el cargador del generador, “tengo que cargarme todos los días”, es más o menos una hora de mi día la que empleo en cargar mi neuroestimulador medular.

Terminando…

La tecnología avanza muy deprisa, y no solo existe la convencional como los móviles, los ordenadores, los relojes inteligentes o las casas domóticas; existe tecnología que mejora la calidad de vida de las personas. Desde el lado de la ciencia y de la tecnología podemos hacer un mundo mejor.

Querido dispositivo tecnológico, ojalá podamos compartir toda la vida y hagamos muchísimas cosas juntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *